Mi Neurona Favorita

Analizando

Posts Tagged ‘empresa

Productividad sin motivación: apelando a la profesionalidad

leave a comment »

Hay infinidad de razones por la que una persona se puede sentir desmotivada en su trabajo, y en esta época de austeridad salarial, recortes y despidos, se ha asumido (en mi opinión, erróneamente) que tener un trabajo debe ser motivo suficiente para estar motivado. Ahora más que nunca es imprescindible gestionar la motivación de los trabajadores.

No es mi objetivo hablar de técnicas de motivación; existen cientos de libros y sitios en Internet dedicados a ello. Lo que me preguntaba es: ¿qué ocurre si tú eres el trabajador y nadie ha hecho nada para motivarte? Creo que en estas circunstancias es cuando hay que apelar a la profesionalidad personal de cada uno.

La profesionalidad implica desempeñar un trabajo con capacidad y eficacia, en un ejercicio de responsabilidad y respeto. Respeto a quien te paga, porque puede que cobres demasiado poco, o que tu salario sea injusto respecto a tus compañeros, pero un día aceptaste esas condiciones a cambio de tu esfuerzo y tu trabajo, y hay que demostrar cada día que mereces eso o más. Respeto a los compañeros que hacen todo lo que pueden por sacar el proyecto adelante, y porque su motivación también depende en parte de ver a los demás remar en la misma dirección. Y respeto por ti mismo, y por la profesión a la que te dedicas.

Por último, quiero incidir en que la falta de motivación es un problema capital para una empresa; sin incentivos de ningún tipo, tendremos a personas poco o nada productivas. Y recurrir a la profesionalidad como único estímulo, en la mayoría de casos, solo funciona de forma puntual y durante un corto periodo de tiempo.

Written by Recacha

27 diciembre 2012 at 5:00

Publicado en Productividad

Tagged with , ,

Trabajar con un ordenador lento es demasiado caro

leave a comment »

Algunas empresas no son conscientes de lo caro que sale tener a trabajadores con ordenadores lentos (no necesariamente muy antiguos). Y no me refiero solo a trabajadores del mundo de las tecnologías, sino a cualquier puesto que requiera como herramienta principal un ordenador, como por ejemplo un administrativo. En adelante tomaré como ejemplo a un programador junior mileurista para demostrar que incluso cobrando muy poco, sale demasiado caro no darle la herramienta que necesita.

El tiempo que se pierde es solo el principio

Un programador con un ordenador lento, ve como cada tarea que intenta realizar incorpora pequeños retrasos. Esos pocos segundos (o milisegundos) no son el problema en sí mismos, sino todo lo que conlleva las continuas interrupciones: pérdidas de concentración en lo que estabas haciendo, la distracción al ver que no reacciona y frenar el flujo de la actividad que estabas realizando. Esto sumado una y otra vez, hace muy difícil mantener un buen nivel de concentración en lo que se hace, y en muchos casos lleva a la frustración y a la desmotivación al cabo de un rato. Es como si tuvieses que trabajar con alguien detrás que te toca el hombro cada 30 segundos para preguntarte cómo te llamas: aunque lo intentes ignorar, acaba por sacarte de tus casillas.

Al final del día acabas rendido, harto y asqueado, y al día siguiente lo mismo, y si se entra en esa peligrosa espiral, el rendimiento del trabajo a final de mes cae en picado irremediablemente. Sería muy complejo estimar qué porcentaje de tiempo hemos perdido a lo largo de un mes por esta causa, pero me aventuro a afirmar que en el mejor de los casos, el rendimiento se vería mermado entre un 10 y un 15%, pudiendo llegar perfectamente a un 50% si el ordenador es demasiado lento y el trabajo a realizar requiere mucho cálculo computacional.

Traducimos a euros

Si estás de acuerdo con la estimación hecha antes, sería fácil calcular en cuánto dinero se traduce esa merma de productividad. Como decía al principio, pongamos por caso un programador junior mileurista, es decir, que cobre unos 15.000 € brutos anuales. Para la empresa, a parte de lo que cobra el trabajador hay que sumar la Seguridad Social, gastos indirectos, coste de las vacaciones, y un largo etcétera que multiplican ese bruto por 1,5 aproximadamente (estando el factor en muchos casos más cerca de 2 que de 1). No es mi objetivo desglosar el coste de un trabajador, pero me entenderéis si digo que facturar 20 € la hora de este programador no es precisamente tener mucho margen.

Si asumimos ese precio por hora (no coste para la empresa, sino cantidad que debería facturar por cada hora de trabajo), que esa persona rinda un 15% menos supone más de 500 € de diferencia al mes: 8 h al día, por 22 días al mes son 176 h mensuales, por 20 € saldrían 3.520 €, cuyo 15 % son 528 €. No son pérdidas reales para la empresa, pero como cantidad de trabajo podría estar suponiendo facturar 500 € menos al mes simplemente por no tener la herramienta de trabajo adecuada.

Ahorrando costes

Comprar al programador cada 2,5 años un portátil de última generación (pongamos 1.400 € sin IVA, ya que hablamos de una empresa) supondrían 47 € al mes; comparados con los 500 € que hemos calculado antes, suponen una cantidad irrisoria. No estoy ni siquiera teniendo en cuenta el valor residual que tendrán esos ordenadores a los 2,5 años, ni que el gasto del ordenador nos hará mejorar la cuenta de resultados.

¿Qué hacemos con esos portátiles de 2 años y medio que están como nuevos? Evidentemente es un plazo estimado, aunque lo normal es que dure más. De todas formas, si se decide renovarlo, los “viejos” portátiles pueden seguir siendo muy útiles como servidores internos para pruebas de estrés, testing, repositorios secundarios, backups, etc. También se pueden vender en el mercado de segunda mano y recuperar una parte de la inversión o incluso donarlo a colegios u otras instituciones que hagan un buen uso de ellos.

Conclusión

En definitiva, da igual si los números que expongo son más o menos exactos. Lo importante es ser conscientes de que el coste de un ordenador es una inversión necesaria para mantener la productividad de los trabajadores que dependen de él, y al final del todo, más productividad significa más ingresos para la empresa. Precisamente ahora que miramos tanto por la austeridad, sustituir los ordenadores lentos por otros nuevos puede suponer un gran ahorro económico y un extra de motivación para el empleado.

Written by Recacha

18 septiembre 2012 at 18:14

Publicado en Productividad

Tagged with , ,