Mi Neurona Favorita

Analizando

Organización y productividad: mi método (parte II)

with 3 comments

Los Principios del Método

Como contaba en la primera entrega sobre el método de organización que sigo, para que funcione hay que tener claras las reglas a seguir.

Requisitos

Cualquier método de organización que nos propongamos, para que tenga éxito, debe cumplir básicamente con estos tres requisitos:

  1. Estar convencido de que necesitas un método para organizarte
    Si crees que no lo necesitas no hace falta que lo intentes. Primero tienes que estar convencido. Los síntomas que indican que lo necesitas son, entre otros, la sensación de no poder abarcar todas las tareas, bloquearte, quedarte en blanco mientras realizar una tarea, etc.
  2. Que el método sea claro y fácil de llevar a cabo
    De nada sirve tener un método si nos supone un gran esfuerzo llevarlo a cabo. Tienes que tener muy claro qué hacer en cada situación para tenerlo todo controlado, y para eso, el método debe ser tan simple como sea posible.
  3. El método es sagrado
    Si te saltas las reglas, volverá la desorganización, y esto genera desconfianza en el método. Si no confías en él, no es eficaz, por lo tanto, las reglas de tu método deben ser sagradas.

Los 4 mandamientos

¿Cuáles son esas reglas de las que hablaba? En mi caso, he podido agruparlas todas bajo 4 preceptos:

  1. Todo lo que tengo que hacer está en mi sistema de organización, NO en mi cabeza
    Siempre fui olvidadizo y despistado. Tener un sistema en el que confío me cambió la vida en este aspecto. Todo lo que tengo que hacer siempre está apuntado en un sitio que sé que revisaré frecuentemente. Si algo lo tenemos solo en nuestra memoria, el cerebro se encargará de interrumpirte a cada instante para recordarte lo que tienes que hacer.
  2. Solo puedo hacer una cosa a la vez de forma eficiente
    Si hay dos cosas que tienen que estar hechas ya, son urgentes e importantes, y no se pueden aplazar hasta un momento posterior, solo debes recordar que es imposible hacer las dos a la vez. Coge una de ella y ponte a hacerla; cuando termines harás la otra. Si no sabes por cual empezar, piensa un momento en qué ocurre con cada una si la terminas más tarde. Si aún así te es imposible determinar la más prioritaria, haz una de ellas al azar, pero empieza ya.
  3. Delegar una tarea no es desentenderse de ella
    El arte de delegar es complejo, pero ante todo debemos tener presente que algo que hemos delegado no significa que nos podamos desentender. Es importante tenerlo controlado para verificar que se acaba llevando a cabo aquello que delegamos.
  4. No procrastinar
    Procrastinar es, básicamente, dejar algo para otro momento porque no nos guste hacerlo, o porque nos guste más realizar otra tarea. Si hay que hacer algo, cuanto antes lo afrontes mejor.

En el próximo artículo explicaré las fases en las que divido todo el proceso.

Anuncios

Written by Recacha

19 agosto 2012 a 1:00

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] la segunda entrega os enumeraré los principios del método. Share […]

  2. […] artículos anteriores hemos visto qué es eso del método, qué requisitos debe cumplir, y por qué fases pasa. Algunos de los que se adentran en el mundo GTD, se pierden en la […]

  3. […] Los principios del método: requisitos y los 4 mandamientos. […]


¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s